Arquitectura & Urbanismo: Diébédo Francis Kéré es el primer hombre de color, y africano, en ganar el Premio Pritzker de Arquitectura

avatar

image.png
Fuente

Este año el Premio Pritzker, el equivalente al Premio Nobel, pero en el campo de la arquitectura, ha sido otorgado al arquitecto y activista social de Burkina Faso, África, Diébédo Francis Kéré, lo que sorprende y no a la vez.

Sorprende porque es la primera vez que el prestigioso premio se otorga a una persona negra, y a un arquitecto africano, y no, porque esto confirma un cambio de enfoque por parte del jurado del premio al mirar más allá de lo estético y los méritos mediáticos de los arquitectos postulados.

image.png
Fuente

Durante muchos años, el premio Pritzker se otorgaba tradicionalmente a arquitectos con un trabajo muy vistoso y/o mediático, lo que por supuesto no desmerece el trabajo y logros de los arquitectos premiados, pero hace unos años esto cambió de manera sorprendente cuando en 2016 el premio fue otorgado al arquitecto chileno, Alejandro Aravena, por su arquitectura social, lo que en su momento si fue un verdadera sorpresa.

El trabajo de Aravena es casi la antítesis de lo que había premiado hasta ese momento el comité del Pritzker, y supuso un cambio de rumbo en el criterio del comité, un cambio que en ese momento no se sabía si sería una anomalía, o algo que permanecería en los años siguientes.

image.png
Fuente

Desde entonces los premios han sido interesantes, y se han otorgado a firmas, dúos femeninos y arquitectas de continentes antes ignorados como India, y ahora África, y lo más interesante es la variedad del trabajo de los ganadoras en los últimos años.

Haciendo una analogía, digamos que antes los premios se otorgaban a puras modelos de pasarela, y ahora se han otorgado a diferentes tipos de bellezas, y no solo físicamente. Los premios ahora consideran mucho más la sustancia que antes, sin dejar de lado la forma. Lo que ahora se considera valioso va más allá de lo estético y contempla de manera más integral el trabajo de los arquitectos y su mérito, y eso es algo muy positivo, y que se agradece.

image.png
Fuente

La obra de Diébédo Francis Kéré lo reconfirma. Es un trabajo que vuelve a las bases, al uso de materiales locales, a la integración en el contexto a través de sistemas constructivos y la creación de espacios ad hoc a la cultura y forma de vida de los usuarios. Es una arquitectura sostenible por derecho propio, por su propia esencia, y no por el uso de técnicas alternativas.

image.png
Fuente

image.png
Fuente

image.png
Fuente

image.png
Fuente

Se trata de una obra que integra la identidad del lugar y la potencia, la resignifica, y que si bien a simple vista no siempre es la más atractiva para algunos, es una arquitectura honesta, congruente y que responde a su ubicación física y temporal de manera clara y contundente.

image.png
Fuente

Con este galardón, los Pritzkers confirman una buena noticia que muchos esperábamos, que lo de Alejandro Aravena no fue una excepción, sino una nueva tendencia, o al menos un nuevo enfoque a tener en cuenta. Esperemos que esto sirva para que los jóvenes arquitectos amplíen sus horizontes, y empiecen a quitarle a nuestra profesión ese aire elitista que siempre la ha caracterizado y siempre se le ha criticado.

image.png
Fuente

Es hora de que la arquitectura comience a ocuparse de sectores olvidados de la sociedad y recupere su papel de constructora del entorno habitable para todos, no solo para los más privilegiados, y la arquitectura de figuras como Diébédo Francis Kéré demuestra que este tipo de obra no solo es posible, sino que puede ser digna del premio más importante que cualquier arquitecto puede recibir: el Premio Pritzker.

image.png
Fuente


©bonzopoe, 2022.

Sin-título-1.gif


imagen.png

Si llegaste hasta acá muchas gracias por leer este publicación y dedicarme un momento de tu tiempo. Hasta la próxima y recuerda que se vale dejar comentarios.


imagen.png



0
0
0.000
0 comments