Hispaliterario 11 | La Venganza de Nakarú [ESP/ENG]

SM (1).png

hive...png

ESP.png

Nakarú desdibujaba su sonrisa en el agua, cuando escuchó a lo lejos un ruido estruendoso. Rápidamente, se zambulló en las frías aguas del rio de la magia y desde allí, fue testigo del asedio que infringían un batallón de seres blancos con rostros angelicales. Venían en embarcaciones que parecían churuatas, unas mucho más grandes que las que disponía su padre. Grandes armaduras brillaban bajo la luz del sol, tanto que creía eran los dioses que venían a por ellos.

Unos días antes, los miembros de su tribu le habían festejado la llegada de su madurez; un recuerdo lejano sacudió su interior. Los hombres que por tanto tiempo ayudó a cazar en el bosque, ahora declaraban la guerra por sus tierras, pero luchaban contra una fuerza mucho más avanzada que muy pronto, acabó con la mayor parte de sus amigos. Ella, asustada, buscó refugio en la copa de un árbol con espeso follaje, desde allí vislumbro la muerte.

Ernesto Buenaventura, un español al que luego conocería mucho mejor, traspasaba el cuerpo de su padre con una lanza. Lo hacía con saña, mientras las mujeres lloraban a sus muertos y la locura se apoderaba de su pueblo. Algo dentro de ella murió en aquel instante. Mientras su padre agonizaba, ella bajó de lo más alto del árbol y se postró ante su cuerpo; un hombre blanco, vestido con suaves telas, daba absolución a la vida que recién habían robado.

Las mujeres, en compañía de los niños, yacían tendidas en el suelo, intentando proteger a sus retoños y tratando de comprender que era aquello que habían hecho, para que los dioses trajeran ante ellos la más grande de las tragedias. Los hombres sobrevivientes fueron encerrados en viles trampas, en las que luego Nakarú descubriría, el precio del hombre nuevo.

Los años pasaron y ella tuvo que aprender a rezar a un dios nuevo, que odiaba sus creencias. También aprendió un nuevo idioma y la reprendían cada que expresaba alguna palabra en su lengua materna, aquello “había quedado en el pasado”, pero, para Nakarú el pasado, el presente y el futuro, terminaron con la llegada de los españoles. Aun así, hacía sus deberes con diligencia y no paso mucho tiempo, hasta que el mismo Ernesto, que había asesinado a la mitad de sus seres queridos, posara sus ojos sobre ella.

ENG.png

Nakaru was blurring his smile in the water when he heard a thunderous noise in the distance. Quickly, he dived into the cold waters of the river of magic and from there, he witnessed the siege inflicted by a battalion of white beings with angelic faces. They came in boats that looked like churuatas, ones much larger than the ones her father had at his disposal. Great armor glittered in the sunlight, so much so that he believed they were the gods coming for them.

A few days earlier, his tribesmen had celebrated his coming of age; a distant memory stirred within him. The men she had so long helped to hunt in the forest were now declaring war for their land, but they were fighting against a far more advanced force that soon wiped out most of her friends. She, frightened, sought refuge in the top of a tree with thick foliage, from there she glimpsed death.

Ernesto Buenaventura, a Spaniard whom she would later get to know much better, pierced her father's body with a spear. He did it with viciousness, while the women mourned their dead and madness gripped her people. Something inside her died at that instant. As her father lay dying, she came down from the top of the tree and prostrated herself before his body; a white man, dressed in soft cloth, gave absolution to the life that had just been stolen.

The women, accompanied by the children, lay on the ground, trying to protect their offspring and trying to understand what it was that they had done that the gods had brought before them the greatest of tragedies. The surviving men were locked in vile traps, in which Nakaru would later discover the price of the new man.

Years passed and she had to learn to pray to a new god, who hated her beliefs. She also learned a new language and was reprimanded every time she spoke a word in her mother tongue, that "was in the past", but for Nakaru the past, the present and the future ended with the arrival of the Spaniards. Even so, she did her homework diligently and it was not long before the same Ernesto, who had murdered half of her loved ones, set his eyes on her.



Aunque por años se nos contó la conquista como un "descubrimiento", hoy en día, cada 12 de Octubre se celebra la resistencia indígena.

Although for years we were told about the conquest as a "discovery", today, every October 12th, the indigenous resistance is celebrated.

hive...png

Las jóvenes de su pueblo, se resistían a los españoles, que las ultrajaban y las obligaban a convertirse en sus amantes. Ella, astutamente, se unió a la iglesia, donde gozaba de la protección del arzobispo Francisco de Ibarra. Pero, sabía que su destino estaba en vengar la muerte de su padre, por lo que hizo lo posible para que su mayor verdugo, la desease. Ataviada solo de telas ajustadas, se ofrecía siempre para asear los pies de Don Ernesto.

Ernesto era un hombre frío, cuya soberbia y prepotencia eran bien conocidas por aquellos que lo frecuentaban. Se decía temeroso de Dios y de las buenas costumbres, pero, también jugaba a ser un dios, decidiendo quien vivía y quién no. Aquello no hizo más que enardecer el corazón de Nakarú, a quien lo le importaba esperar una eternidad para acceder a la justicia.

Tarde o temprano sabía que su oportunidad habría de llegar; la muerte le esperaba a su enemigo. Estaba decidida a acabar con su vida y así vengar el genocidio que sufrió su gente, pero aquel hombre malvado la tomó por mujer y muchos años pasaron antes de que ella misma se encontrara con varios hijos a los que este nunca reconoció. Muchas mujeres de su propia tribu, la despreciaban y la acusaban de traición, la desterraron de una tierra que ya no existía y la confinaron a la soledad.

Sin embargo, Nakarú se hizo más fuerte y cuando los familiares de los conquistadores llegaron a aquellas tierras, sabía muy bien cómo se vengaría. Los nuevos dueños de las tierras que por muchos años habitaron sus ancestros, recibían beneficios de la corona, por trasladar a sus familias hacia el nuevo mundo. Cuando toda la familia Buenaventura Sáenz y Conde se hubo instalado en una casa hecha especialmente para ellos, Nakarú sabía que su nuevo rol debía estar dentro de esa familia.

The young women of her village resisted the Spaniards, who outraged them and forced them to become their mistresses. She cunningly joined the church, where she enjoyed the protection of Archbishop Francisco de Ibarra. But, she knew that her destiny was to avenge the death of her father, so she did her best to make her greatest executioner desire her. Dressed only in tight cloths, she always offered to groom Don Ernesto's feet.

Ernesto was a cold man, whose arrogance and arrogance were well known to those who frequented him. He said he feared God and good manners, but he also played at being a god, deciding who lived and who did not. This only inflamed the heart of Nakaru, who did not mind waiting an eternity for access to justice.

Sooner or later she knew that her chance would come; death awaited her enemy. She was determined to end his life and thus avenge the genocide suffered by her people, but that evil man took her for a woman and many years passed before she herself found herself with several children whom he never recognized. Many women of her own tribe, despising her and accusing her of treason, banished her from a land that no longer existed and confined her to solitude.

However, Nakaru grew stronger and when the conquerors' relatives arrived in those lands, she knew very well how she would take revenge. The new owners of the lands inhabited for many years by their ancestors received benefits from the crown for moving their families to the new world. When the entire Buenaventura Saenz y Conde family had settled in a house made especially for them, Nakaru knew that his new role had to be within that family.



Espero disfruten de mi entrada tardia, al concurso de @hispaliterario que lleva por nombre Historias sobre el descubrimiento.

I hope you enjoy my late entry to the @hispaliterario contest called Stories about The Discovery.

hive...png

Fue así como con el visto bueno de Ernesto, accedió a aquella casa y se convirtió en cuidadora de los niños de la familia. Poco a poco los niños que se quedaban con ella, enfermaban y morían, aquello provocó un gran dolor en los colonizadores. Un ritual tenebroso, que acabó con todos los niños menores de 5 años, que llegaron a la capitanía. Ella misma los envenenaba, lenta y dolorosamente, pero no sentía culpa alguna, pues entendía que los dioses la habían elegido para hacer justicia

También Sol María de las Casas, Buenaventura Sáenz y Conde, esposa de Ernesto, comenzó a enfermar y murió antes de siquiera cumplir un año en aquellas tierras. La desgracia se apoderó de la vida de Ernesto Buenaventura, a quien solo le quedaron los hijos que había procreado con Nakarú, deudas y un sinfín de frustraciones.

Nakarú por su parte, no tuvo que esperar mucho más. Un buen día, un Ernesto muy ebrio intentaba sodomizarla, pero aquella noche, ella sabía que el final se acercaba, por lo que guardó una estaca que terminó clavando en el corazón que por tantos años quiso fulminar. La historia cuenta que mientras aquel vil hombre agonizaba, Nakarú se acercó a su oído y le susurró: “el que a hierro mata, a hierro muere”.

FIN

With Ernesto's approval, she moved into the house and became the caretaker of the family's children. Little by little, the children who stayed with her got sick and died, which caused great pain to the colonizers. A dark ritual, which ended with all the children under 5 years old, who came to the captaincy. She herself poisoned them, slowly and painfully, but she did not feel any guilt, because she understood that the gods had chosen her to do justice.

Also Sol María de las Casas, Buenaventura Sáenz y Conde, Ernesto's wife, began to fall ill and died before she had even completed a year in those lands. Misfortune took over the life of Ernesto Buenaventura, who was left with only the children he had procreated with Nakaru, debts and endless frustrations.

Nakaru, on the other hand, did not have to wait much longer. One day, a very drunk Ernesto tried to sodomize her, but that night, she knew that the end was near, so she kept a stake that she ended up sticking in the heart that for so many years she wanted to kill. The story goes that while that vile man was agonizing, Nakaru approached his ear and whispered: "He who lives by the sword, will die by the sword".

THE END

hive...png

END.png


4 Reality shows to watch: Netflix, HBO + more
Las consecuencias de nuestros actos
Celebrando la salud mental - Celebrating mental health

La imagen en portada fue tomada de esta fuente y editada con Canva - The cover image was taken from this source and edited with Canva

Translated by me & also using Deepl

FRANCHALAD.png



0
0
0.000
7 comments
avatar

Hey!!! Que historia genial. La colonización trajo muchas desgracias a las poblaciones indígenas, todo tipo de ultraje y abusos y me encanta ver a una mujer tan decidida que hizo venganza a su manera. Que quizá no es la correcta? Lo que le hicieron tampoco lo fue.

El tema de la venganza muchas veces he criticado, pero creo que sean pocos los que sufran la pérdida de un ser querido en manos de otro que no deseen o por lo menos sueños acabarlos con sus propias manos.

La puedo ver en su inocencia y luego convertida en una guerrera vengadora.

Creo que no debo decir que me encantó jajaja

0
0
0.000
avatar

Me encanto el final, aunque si le mato con una estaca, las que tradicionalmente son conocidas por ser de madera, ¿Murió a hierro? O ¿Solo a Estaca? Me dio curiosidad eso, me encanto la venganza indígena de parte de Nakaru.

0
0
0.000
avatar

Nakarú es una especie de Scheherezade, pero cruel, vengativa; que le dio al conquistador un jarabe de su propia medicina. Puede que el argumento de la protagonista no concuerde para ese momento, esa idealización tan perfecta de su plan de venganza, pero uno termina aceptando la historia por reconocerle a ella un sentido de justicia para con los suyos y en ese sentido se aplaude tu valioso trabajo.

0
0
0.000
avatar

Tenía varias semanas, que no me sentaba a escribir un cuento. Y siento que en muchas formas forcé rápidamente los eventos, dejando a un lado el argumento central de la historia. Pero, estuve relajado digamos que me di demasiadas licencias para terminar la historia.

Gracias por tu aporte, @jesuspsoto.

0
0
0.000