Construir la paz | Building peace

avatar

portada.jpg



Malina gira incesantemente el anillo en su dedo medio, un movimiento inconsciente al que recurre de vez en cuando en busca de concentración. Todo iba bien hasta que una fecha le llamó la atención en la larga pila de exámenes por corregir que reposan sobre su escritorio. Aquella combinación día-mes la remontó treinta años atrás, cuando apenas era una jovencita con aspiraciones de empezar la Universidad.

Eran tiempos felices para Malina. Por aquel entonces la mayor parte de sus días los pasaba al lado de Antonije, su vecino preferido, ambos se habían acostumbrado a estar juntos. A los cuatro años Antonije llegó con sus padres al mismo suburbio donde residía Malina. Desde que se vieron se cayeron en gracia, prácticamente tenían la misma edad. . De más niños cualquiera hubiera pensado que eran hermanos por el trato tan afectuoso que se prodigaban, pero ahora, al final de la adolescencia, las hormonas habían hecho su trabajo, y Malina y Antonije hablaban cada vez más de ponerse a vivir juntos, de casarse, de tener hijos…Lo normal entre dos jóvenes enamorados.

Cuando la familia de Antonije llegó al vecindario algunos vecinos los recibieron con recelo. Los recién llegados venían con otras tradiciones religiosas.y no era usual que se combinaran ciertas diferencias. Sin embargo, la convivencia cotidiana y el paso del tiempo fueron diluyendo aquel recelo y a nadie le importaba lo que hiciera cada quien, todas las familias compartían con armonía.

imagen2-550.jpg

Pero a mediados de los noventa las cosas comenzaron a cambiar, viejas heridas separatistas supuraron de nuevo, enrareciendo el aire con el aroma de la violencia. De pronto volvieron las viejas discusiones sobre quien había sido dueño o no de aquellos territorios, sobre quien tenía derecho y quién no, sobre quien había sido víctima y quién agresor. Los odios ancestrales revivieron y el fuego de la violencia amenazó con arrasar la vida.

Los líderes separatistas echaron mano de todo cuanto podía exacerbar la enemistad. Y encontraron en las diferencias religiosos un gran filón a explotar. Vecinos que habían convivido sin problemas empezaron a montar malas caras. El malestar fue escalando hasta que un buen día ya no hubo remedio, estaban envueltos en una de esas odiosas guerras donde se enfrentan hermanos con hermanos.

Para Malina y Antonije la situación fue dramática. Los vecinos del suburbio echaron a patadas de su casa a la familia del muchacho. Cuando las cosas se voltearon vino la revancha. Antonije al mando de un escuadrón de milicianos retomó el control del suburbio en medio de una carnicería feroz, donde prácticamente no hubo sobrevivientes…

Malina y una hermana lograron alcanzar los bosques y huir hacia un país vecino que las acogió, todos los demás integrantes de su familia perecieron en la guerra. De Antonije más nunca se supo.

En su nuevo destino Malina y su hermana fueron acogidas por una organización de asistencia humanitaria. Durante el día Malina hacía trabajo voluntario en la ONG donde también vivía. En las noches comenzó sus estudios universitarios, inclinándose por la carrera de educación ya que sintió que desde las aulas podría hacer algo para prevenir otra tragedia como la que había vivido .

imagen3-550.jpg

Con el paso del tiempo Malina se hizo una destacada profesora universitaria y combinaba su magisterio con una creciente actividad de conferencista en organizaciones promotoras de la paz…

Dos vueltas más al anillo y Malina regresa al tiempo actual, se concentra con esmero esperando el momento en que Mirna, su asistente, toque la puerta para anunciar la llegada del chofer que la llevará a una nueva conferencia...

El tema central de las charlas de Malina es construir la paz a partir del cambio personal. Ella cree firmemente que todos podemos aportar para construir una paz duradera.

Su propuesta la sostiene sobre dos grandes pilares, uno, encontrar la paz dentro de sí mismo: "no podemos dar lo que no se tiene", repite Malina a la audiencia, si logramos saborear la paz interior podemos hacer más por difundirla.

El otro pilar tiene que ver con un cambio en las convicciones personales: si dejamos solos a los peleones no habrá contra quien luchar, si nos negamos a participar en la guerra, la guerra no se puede dar...

Malina sabe que esos cambios pueden exigir mucho tiempo pues la gente no cambia de un día para otro. Pero también sabe que toda acción tiene un comienzo y ella se decidió a comenzar…

¡Profesora, una gran conferencia...!, comenta Mirna mientras espera el regreso del chofer al final de la charla...Listo Mirna, ya voy..., esperemos que esta noche cambien muchos corazones…

asteriscos.png

Esta es mi participación al Reto escritura creativa - Inspiración para el crecimiento personal / La paz convocado por nuestra apreciada comunidad @holos-lotus. En el link encuentras las indicaciones para unirte a la actividad que se desarrolla en el marco de la celebración del “Día Internacional de la Paz”.

Aprovecho la oportunidad para extender la invitación a participar a las amigas: @slwzl y @mafalda2018 para que aporten desde sus experiencias los caminos recorridos para encontrar y compartir la paz.

Gracias por tu tiempo.

cinti 800x20.jpg

TITULO INGLES.jpg

Malina incessantly turns the ring on her middle finger, an involuntary movement she resorts to from time to time in search of concentration. Everything was going well until a date caught her eye in the long pile of uncorrected exams on her desk. That day-month combination took her back thirty years, when she was just a young girl with aspirations of starting college.

Those were happy times for Malina. At that time most of her days were spent with Antonije, her favorite neighbor, and the two of them had grown accustomed to being together. At the age of four Antonije came with his parents to the same suburb where Malina lived. From the moment they met they liked each other, they were practically the same age. . When they were younger, anyone would have thought they were siblings because of the affectionate way they treated each other, but now, in their late teens, hormones had done their job, and Malina and Antonije were talking more and more about moving in together, getting married, having children... The usual things for two young people in love.

When Antonije's family arrived in the neighborhood, some neighbors greeted them with suspicion. The newcomers came with other religious traditions, and it was unusual for them to combine certain differences. However, the daily coexistence and the passage of time diluted that mistrust and nobody cared what anyone did, all the families shared in harmony.

But in the mid-nineties things began to change, old separatist wounds festered again, rarefying the air with the scent of violence. Suddenly the old arguments about who had or had not been the owner of those territories, about who had the right and who had not, about who had been the victim and who had been the aggressor, suddenly returned. Ancestral hatreds were revived and the fire of violence threatened to devastate life.

imagen2-550.jpg

The separatist leaders used everything they could to exacerbate the enmity. And they found in religious differences a great vein to exploit. Neighbors who had lived together without problems began to make bad faces. The unrest escalated until one day there was no remedy, they were involved in one of those hateful wars where brothers confront brothers.

For Malina and Antonije the situation was dramatic. The neighbors in the suburb kicked the boy's family out of their house. When the tables were turned, the revenge came. Antonije in command of a squad of militiamen retook control of the suburb in the midst of a fierce carnage, where there were practically no survivors...

Malina and a sister managed to reach the woods and flee to a neighboring country that took them in, all other members of her family perished in the war. Antonije was never heard from again.

In their new destination Malina and her sister were taken in by a humanitarian aid organization. During the day Malina did volunteer work at the NGO where she also lived. In the evenings she began her university studies, choosing a career in education because she felt that from the classroom she could do something to prevent another tragedy like the one she had lived through.

imagen3-550.jpg

As time went by, Malina became a prominent university professor and combined her teaching with a growing activity as a lecturer in peace organizations...

Two more turns of the ring and Malina is back in the present time again, concentrating because at any moment Mirna, her assistant, will come with the driver to take her to a new conference...

Malina is currently spreading a new approach to the subject: building peace from personal change. Malina is convinced that each of us has much to contribute to build sustainable peace.

She bases her proposal on two pillars: one is to find peace within oneself, because we cannot give what we do not have; if we can savor inner peace, we can do more to spread it. The other pillar has to do with a change in convictions: if we do not accompany the fighters, there will be no one to fight against, if we refuse to participate in the war, the war cannot be fought. Malina knows that these changes can take a long time because people do not change from one day to the next. But she also knows that every action has a beginning and she has decided to start...

Teacher we are ready, announces Mirna...Ready Mirna, I'm coming, tonight I'm sure that many hearts will change...

Thank you for your time.

Translated with www.DeepL.com/Translator (free version)

separador verde.jpg

Todos tus comentarios son bienvenidos en este sitio. Los leeré con gusto y dedicación.

Hasta una próxima entrega. Gracias.


MARCA LIBRO POSTALdef-sombra-m.jpg

Las fotos, la edición digital y los Gifs son de mi autoría.


separador verde.jpg

banner delfin cumpleaños 4.png

separador verde.jpg

No te olvides de votar @cervantes como witness en esta página:

https:/wallet.hive.blog/~witnesses

Te invito a apoyar este proyecto como witness y a formar parte de esta gran comunidad uniéndote a su Discord en el siguiente enlace:

Discord de la comunidad Cervantes

separador verde.jpg

You can vote for @ocd-witness, with HiveSigner or on Hive Witnesses.

separador verde.jpg

banner ruta blockchain-800.png

Banner obsequio de los amigos de @rutablockchain

logo holos1.jpg


logo ser emprendedor.jpg

Comunidad Be Entrepreneur

separador verde.jpg







0
0
0.000
20 comments
avatar

Un relato que llama a la consciencia: la paz hay que construirla y alimentarla y tal como señala Malina hay que cultivarla en uno para luego poder llevarla a los demás.

Me encantó tu relato @irvinc porque nos invita a ver que podemos ser mensajeros de paz. Gracias por compartir. 😌

0
0
0.000
avatar

Me alegra que te haya gustado. La paz es un proceso en el que todos podemos hacer algo. Muchas gracias por pasar y comentar estimada @damarysvibra. Que estés bien. Un fuerte abrazo.

0
0
0.000
avatar

En tu relato se encuentran varios aspectos importantes, la resiliencia, los rencores, y la forma de ir construyendo la paz para todos que es un proceso largo pero evidentemente necesario, la paz comienza en nuestro interior

0
0
0.000
avatar

Así lo creo, si las personas asumen la paz como forma de vida las cosas se mantienen en control. Muchas gracias por pasar y comentar. Que estés bien estimado @joseantpp. Un fuerte abrazo desde Maracay.

0
0
0.000
avatar

Este reto ha llamado a muchos participantes, con buenos escritos de calidad con el tuyo, felicitaciones hacen un buen trabajo

0
0
0.000
avatar

Sí, la comunidad siempre tiene retos para motivar a los hivers. Los retos son muy atractivos. Muchas gracias por pasar y comentar. Que estés bien estimada @crisch23. Un fuerte abrazo desde Maracay.

0
0
0.000
avatar

Ahora desde Valencia te mando saludos yo también

0
0
0.000
avatar

Efectivamente el primer paso comienza en nuestro interior, partiendo de ese punto podremos ser mensajeros de paz. Un abrazo amigo.

0
0
0.000
avatar

Lograr el cambio interno es un gran paso para que podamos vivir en paz. Muchas gracias por la visita y el comentario. Que estés bien mi estimada @antoniarhuiz. Un fuerte abrazo desde Maracay.

0
0
0.000
avatar

Interesante relato Sr. @irvinc, sin duda la paz es una virtud, proviene del interior y como usted lo dijo " no podemos dar lo que no se tiene", que hermoso fuese si todos construyeramos la paz desde el interior y propagaramos todos esa paz a nuestro mundo.

0
0
0.000
avatar

Si cambiamos impactamos favorablemente todo lo que nos rodea. Todos podemos ayudar a construir la paz. Muchas gracias por pasar y comentar. Que estés bien estimada @zoraida01. Un fuerte abrazo desde Maracay.

0
0
0.000
avatar

Los Milicianos al ataque. Toda semejanza con la situación Venezuela es pura casualidad. 😀

Yo tuve una profesora que de tantos trabajos y pruebas que corregir, implementó un sistema de selección simple, ella agarraba todo y lo lanzaba hacia el techo y todo aquel papel que cayera sobre el escritorio, pasabas; todo aquello que cayera al piso aplazaba... 😁, a enseriarnos...

... encontrar la paz dentro de sí mismo: "no podemos dar lo que no se tiene",...

Bueno, allí está el "meollo", tenemos guerras con el mismo vecino y pretendemos pacificar al mundo... Estamos llenos de rencores y fingimos ser luz para otros...

La belleza de las palabras se tiñen de rojo cuando un sacerdote bendice las armas que matarán al prójimo... El papel lo aguanto todo porque es más fácil contar o escribir, que hacer. Hoy, podemos ampliar este refrán diciendo: la web lo aguanta todo, porque ahora hasta los sentimientos los digitalizamos... 😤


0
0
0.000
avatar

Tenía tiempo que no escuchaba el cuento de los exámenes lanzados al aire, la verdad es que no es fácil evaluar con justicia. Tienes razón, hay mucho de doble moral en la vida cotidiana. Es fácil decir una cosa y hacer otra. No obstante esa realidad hay que seguir lanzando la semilla, algunas prenderan. Muchas gracias por pasar y enriquecer la publicación con tu comentario. Que estés bien estimado @amigoponc. Un fuerte abrazo desde Maracay.

0
0
0.000
avatar

Amigo @irvinc todos podemos poner un granito de arena para la anhelada paz. Todavia falta mucho, a el ser humano le falta de empatia, respeto y aceptar las diferencia y esto trae como consecuencia que cada quien vaya por su lado sin importarle la vida de los demas. Encerrados en su burbuja y asi nunca se lograra la paz, unos contra otros..
En cuanto a tu historia, que experiencia de vida tan terrible, lo que ocasiono el odio. Y fue su amigo el encargado de exterminar a su gente. Me gusto esta frase de Malina: " no se puede dar lo que no tenemos, esto tiene que salir desde nuestro interior".

Un abrazo

0
0
0.000
avatar

Así es mi querida amiga, todos podemos poner nuestro granito de arena. Es un largo camino que se va construyendo día a día con nuestras acciones. En algún momento es probable que se superen la intolerancia y la falta de empatía. Mientras tanto seguimos haciendo el llamado a tomar conciencia. Muchas gracias por pasar y comentar. Que estés bien, @mafalda2018. Un fuerte abrazo desde Maracay.

0
0
0.000
avatar

Me encantó esta historia @irvinc, me atrapó de principio a fin y sin dudas coincido con Malina que la paz solo puede sentar sus bases a través de la transformación personal, dónde el trabajo interno de cada quien es lo que cuenta para gestar esos cambios que necesitamos en la sociedad.

Estupendo post!

@tipu curate 6

0
0
0.000
avatar

Me alegra que te haya gustado la publicación. Sí, esos cambios personales son los que marcan la diferencia. Ahora pienso que la escuela pudiera ayudar mucho en este aspecto, sería cuestión de encontrar un espacio en el curriculo escolar para incluir estas temáticas tan importantes. Muchas gracias por el comentario y el apoyo. Que estés bien mi querida @miriannalis. Un fuerte abrazo desde Maracay.

0
0
0.000