Una inocente palabra con mucho desencanto| An innocent word with a lot of disenchantment

avatar
(Edited)

portada.jpg



Saludos. Esta semana los amigos de la comunidad @humanitas nos dejan su acostumbrada pregunta semanal. Quieren ellos que estos temas promuevan la reflexión y el debate entre los hivers. El tema que nos convoca en esta oportunidad es la “Utopía”. Les comento...

Una de las palabras amadas en mi juventud fue “Utopía”, ese espacio de sueños que nos invita a avizorar futuros más provisorios. Ingenuamente yo pensaba que la Utopía era una especie de sentimiento contagioso que nos conectaba a todos con la idea del bien. No contaba con algo demasiado importante, que a los seres humanos los mueve la motivación de poder, quizá la pulsión más grande que habita en nuestro interior. Poder disponer y someter la voluntad de los otros genera más placer que el obtenido por la satisfacción del sexo o el hambre. Por eso es tan fácil caer seducido ante el poder, y tan difícil pensar en abandonarlo.

Con el correr del tiempo mis vivencias e investigaciones me fueron llevando a comprender que la Utopía había nacido como un gran proyecto político. Aquella isla imaginaria creada por Tomás Moro, planteaba el ideal de vida de un hombre inconforme con la sociedad de su tiempo. La idílica isla imaginada por el inglés era un espacio donde los seres humanos vivían en armonía, sin malas intenciones y donde todos recibían un trato ecuánime. Ese ideario fue la semilla para lo que posteriormente se llamó el “socialismo utópico”, que luego Marx y Engels transformarían en el socialismo científico.

imagen2-550.jpg

Debo reconocer que, como muchos, caí bajo el hechizo de ese ideario utópico socialista, me entregué a él con el ardor y la pasión propio de la juventud. Mi ceguera duró unos cuantos años, hasta que me atreví a revisar las fuentes documentales que mis tutores consideraban inconvenientes.

Para mí fue un gran desencanto saber que la experiencia socialista había tenido, y sigue teniendo, nefastas consecuencias en todos los espacios donde se ha puesto en práctica.

Primero fue la antigua URSS, donde millones de personas murieron por el hambre y fueron encerradas en campos de concentración por el solo hecho de pensar distinto. Luego la experiencia de la China de Mao, donde la revolución cultural logró restarle todo valor al mérito; se consideraba que el hecho de ser educado era una traba para avanzar por los caminos de la revolución. La revolución cultural logró llevar al país a la miseria más absoluta. Mas reciente en el tiempo están las experiencias de Camboya donde se aplicó una revolución cultural parecida a la China y con consecuencias similares.

En nuestros días la experiencia socialista sigue mostrando su rostro de fracaso, China debe ser uno de los países más desiguales del planeta y donde la palabra libertad no tiene ningún significado. Igual el caso de Corea del Norte. A pocos kilómetros de nosotros tenemos a Cuba, que va para sesenta años en la más absoluta miseria y donde la única esperanza de mejor vida está atravesando un mar plagado de tiburones. Y claro estamos nosotros en Venezuela, de cuyas miserias creadas en estos veintidós años de proyecto revolucionario no voy a hablar, por ser harto conocidas y sufridas por todos los que habitamos esta Tierra de Gracia.

Estoy perfectamente consciente del tono pesimista de mi escrito. Y de antemano les pido disculpas si he estado fuera de lugar. Sin embargo, creo necesario tener en mente unas relaciones muy importantes a la hora de aventurarnos por los caminos de las ensoñaciones utópicas: la de utopía-política, y la de política-poder. Sin tener eso en consideración corremos el riesgo de caer en lo que reza aquel viejo dicho castellano: “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones…”

imagen3-550.jpg

Todos los humanos albergamos sueños, esa posibilidad de imaginar un futuro más amable nos alimenta la esperanza para mantenernos de pie ante las adversidades de la vida. También es verdad que tal como señalaba el célebre Heráclito lo único constante es el cambio.

Pueda ser que llegue el tiempo en que el corazón humano se libere de la necesidad de controlar a los demás y que podamos tener un mundo guiado por valores como la justicia y la libertad.

En esta etapa de mi vida alimento mis ideas de utopía con el mensaje de amor contenido en la vivencia del Cristianismo. Creo que con solo practicar aquel mensaje de la “Última Cena” sería suficiente para tener un mundo mejor: “Amaos los unos a los otros”. Juan 13:34.

Gracias por tu tiempo.

Fuente de imágenes. I II III

cinti 800x20.jpg

TITULO INGLES.jpg

Greetings. This week the folks at the @humanitas community leave us their usual weekly question. They want these topics to promote reflection and debate among hivers. The topic that summons us this time is "Utopia". Let me tell you.

One of the words I loved in my youth was "Utopia", that space of dreams that invites us to envision more provisional futures. I naively thought that Utopia was a kind of contagious feeling that connected us all with the idea of good. I did not count on something too important, that human beings are driven by the motivation of power, perhaps the greatest drive that dwells within us. To be able to dispose and subdue the will of others generates more pleasure than that obtained by the satisfaction of sex or hunger. That is why it is so easy to be seduced by power, and so difficult to think of abandoning it.

As time went by, my experiences and research led me to understand that Utopia was born as a great political project. That imaginary island created by Thomas More, posed the ideal of life of a man dissatisfied with the society of his time. The idyllic island imagined by the Englishman was a place where human beings lived in harmony, without bad intentions and where everyone was treated equally. That ideology was the seed for what was later called "utopian socialism", which Marx and Engels would later transform into scientific socialism.

imagen2-550.jpg

I must admit that, like many, I fell under the spell of that utopian socialist ideology, I gave myself to it with the ardor and passion of youth. My blindness lasted a few years, until I dared to review the documentary sources that my tutors considered inconvenient.

It was a great disillusionment for me to learn that the socialist experience had had, and continues to have, disastrous consequences in all the places where it has been put into practice.

First there was the former USSR, where millions of people died of hunger and were locked up in concentration camps for the mere fact of thinking differently. Then there was the experience of Mao's China, where the cultural revolution managed to devalue merit; the fact of being educated was considered a hindrance to advance along the paths of the revolution. The cultural revolution succeeded in bringing the country to absolute misery. More recent in time are the experiences of Cambodia where a cultural revolution similar to China's was applied and with similar consequences.

In our days the socialist experience continues to show its face of failure, China must be one of the most unequal countries on the planet and where the word freedom has no meaning. The same is the case of North Korea. A few kilometers away from us we have Cuba, which has been in absolute misery for sixty years and where the only hope for a better life is crossing a sea full of sharks. And of course we have Venezuela, whose miseries created in these twenty-two years of revolutionary project I am not going to talk about because they are well known and suffered by all of us who live in this Land of Grace.

imagen3-550.jpg

I am perfectly aware of the pessimistic tone of my writing. And I apologize in advance if I have been out of place. However, I believe it is necessary to keep in mind some very important relationships when venturing along the paths of utopian dreams: that of utopia-politics, and that of politics-power. Without taking this into consideration, we run the risk of falling into the old Spanish saying: "the road to hell is paved with good intentions...".

All humans harbor dreams, that possibility of imagining a kinder future gives us the hope to keep us on our feet in the face of life's adversities. It is also true that, as the famous Heraclitus pointed out, the only constant is change.

Maybe the time will come when the human heart will be freed from the need to control others and we can have a world guided by values such as justice and freedom.

At this stage of my life I nourish my ideas of utopia in the message of love contained in the experience of Christianity. I believe that just practicing that message of the "Last Supper" would be enough to have a better world: "Love one another". John 13:34.

Thank you for your time.

Translated with www.DeepL.com/Translator (free version)

separador verde.jpg

Todos tus comentarios son bienvenidos en este sitio. Los leeré con gusto y dedicación.

Hasta una próxima entrega. Gracias.


MARCA LIBRO POSTALdef-sombra-m.jpg

Las fotos, la edición digital y los Gifs son de mi autoría.


separador verde.jpg

banner delfin cumpleaños 4.png

separador verde.jpg

No te olvides de votar @cervantes como witness en esta página:

https:/wallet.hive.blog/~witnesses

Te invito a apoyar este proyecto como witness y a formar parte de esta gran comunidad uniéndote a su Discord en el siguiente enlace:

Discord de la comunidad Cervantes

separador verde.jpg

You can vote for @ocd-witness, with HiveSigner or on Hive Witnesses.

separador verde.jpg

banner ruta blockchain-800.png

Banner obsequio de los amigos de @rutablockchain

logo holos1.jpg


logo ser emprendedor.jpg

Comunidad Be Entrepreneur

separador verde.jpg







0
0
0.000
8 comments
avatar

Saludos amigo el socialismo ha sido es un sueño utopico para muchos paises, ya nosotros lo estamos viviendo, pienso que son los gobernantes que se desvian de sus pensamientos y esto fracasa debido a la mentalidad de estos que afecta a los pueblos.

0
0
0.000
avatar

Los líderes que usan el poder para su provecho personal llevan al desastre a cualquier pueblo. Muchas gracias por pasar y comentar estimado @cetb2008. Que estés bien. Bendiciones para la familia.

0
0
0.000
avatar

Y dichas utopías se convirtieron luego en distopía. Bueno, creo que en el fondo en lo que se equivocan es el método o forma de llegar allí, pero la utopía tal cual la describen esas ideologías tienen muchas cosas en común con otras utopías. Gracias por la reflexión en #Humanitas ¡Saludos @irvinc!

0
0
0.000
avatar

Sí, lamentablemente resultaron en un estado de mucha opresión y fuertes limitaciones para el desarrollo personal. Gracias por pasar y comentar estimado @acont. Que estés bien. Un fuerte abrazo desde Maracay.

0
0
0.000
avatar

Saludos, amigo, creo que el realismo que has traído a colación en tu escrito, aunque duela, es el condimento necesario para poder construir una utopía más accesible a las posibilidades humanas, pues se trataría de una utopía que tenga clara las condiciones actuales y con lo que hay que luchar, que en primera instancia es con nosotros mismos con eso que llamaste "la motivación de poder" que en sí no es malo, pero es un valor que debería estar supeditado a otros más esenciales como el que nombras al final: el amor real y sincero al prójimo.

!PIZZA

0
0
0.000
avatar

Sí, como señalé en el escrito, siempre podemos proyectar un mundo mejor. Nos toca darle más cabida al amor y la solidaridad. Muchas gracias por pasar y comentar estimado @jesusalejos. Que estés bien. Un fuerte abrazo desde Maracay.

0
0
0.000