[ENG-SPN] The Cloister of Veruela / El claustro de Veruela

IMG_0933_1copia.jpg

By the time Gustavo Adolfo Bécquer arrived, after a long and tortuous stagecoach journey, at the gates of this thousand-year-old monastery, the disease that besieged him, accompanying him like a second shadow, had acquired such homicidal proportions that even the doctors doubted that the icy and benefactor airs of the mythical Moncayo could restore him, even a small part of the energy consumed.

IMG_0858_1copia.jpg

We will never be sure, certainly, if it was as a result of the disease or on the contrary, through the aberrant act of possession of some lamia disguised as Musa, the vital force that clung to her spirit, making her a participant in the legendary secrets of this mythological region of Aragón, lavishing on his imagination the highest of his supernatural legends.

IMG_0874_1copia.jpg

In the footlights of these silent corridors, next to the desecrated sarcophagi that housed the mortal remains of the cream of the crop of the nobility and the medieval clergy of the area, was where Gustavo Adolfo Bécquer definitively consumed the hope of defeating tuberculosis, but in return, and thanks to the beauty of his literature, the detestable dungeons of oblivion were commuted, definitively reaching the laurels of immortality.

IMG_0879_1copia.jpg

Para cuando Gustavo Adolfo Bécquer llegó, después de un largo y tortuoso viaje en diligencia, a las puertas de este milenario monasterio, la enfermedad que le asediaba, acompañándole como una segunda sombra, había adquirido unas proporciones tan homicidas, que incluso los médicos dudaban de que los gélidos y benefactores aires del mítico Moncayo pudieran restituirle, siquiera una pequeña parte de las energías consumidas.

IMG_0891_1copia.jpg

Nunca estaremos seguros, ciertamente, si fue a consecuencia de la enfermedad o por el contrario, mediante el aberrante acto de posesión de alguna lamia disfrazada de Musa, la fuerza vital que se aferró a su espíritu, haciéndole partícipe de los legendarios secretos de esta mitológica región de Aragón, prodigando en su imaginación lo más encumbrado de sus leyendas sobrenaturales.

IMG_0925_1copia.jpg

En las candilejas de estos silenciosos corredores, a la vera de los profanados sarcófagos que albergaban los restos mortales de la flor y nata de la nobleza y el clero medieval de la zona, fue donde Gustavo Adolfo Bécquer consumió definitivamente la esperanza de vencer a la tuberculosis, pero a cambio, y merced a la belleza de su literatura, le fueron conmutadas las detestables mazmorras del olvido, alcanzando definitivamente los laureles de la inmortalidad.

IMG_0929_1copia.jpg

NOTICE: Both the text and the accompanying photographs are my exclusive intellectual property and therefore are subject to my Copyright.
AVISO: Tanto el texto, como las fotografías que lo acompañan, son de mi exclusiva propiedad intelectual y por lo tanto, están sujetos a mis Derechos de Autor.

IMG_1019_1copia.jpg



0
0
0.000
7 comments
avatar

Espectaculares fotos del claustro de Veruela. Hay una novela, El monasterio de Luis Zueco, que está ambientada allí y es una maravilla. Esa zona está repleta de leyendas, misterios e historia.

0
0
0.000
avatar

No he tenido ocasión de leer esa novela, de la que tomo nota, pero sí te diré, estimada @palomap3, que he andado bastante por esa zona: Tarazona, con su monumental catedral y una de las capitales del mudéjar aragonés; Trasmoz, el pueblo de las brujas; por supuesto, Vera de Moncayo y la cima de este impresionante monte, mágico donde los haya, con su antiguo santuario, reconvertido en albergue de montaña y sus singulares ermitas, muy similares a las que encontré también, por desgracia, arruinadas, en pueblos zaragozanos, como El Frago o Luna. Una zona hechizadora, repleta de encanto, misterio y tradición. Muchas gracias por tu comentario y un cordial saludo.

0
0
0.000
avatar

Pues si te gustó la zona, esa novela te lleva a ella con nieblas incluidas, jeje. Sin duda el Moncayo es una montaña mágica, este verano tuvimos un susto gordo que por suerte quedó en eso. Me imaginé a las brujas soplando en dirección contraria al fuego. Quién sabe si fueron ellas quienes lo salvaron. 😘

0
0
0.000
avatar

No me extrañaría. Yo solía visitarlo por diciembre y como en muchos otros montes sagrados, he conocido también parte de sus, digamos, enojos repentinos. Fueran o no las brujas, soy el primero en alegrarse de que el fuego no afectara a tanta belleza. Por supuesto, me alegro mucho de que vosotros tampoco sufrierais un mal percance.

0
0
0.000