Vivir con miedo después de la pandemia…

in GEMS8 months ago



Souce


No sé si se han dado cuenta de que hay gente que parece que tras el estado de emergencia, se ha acostumbrado muy fácil a vivir en una pecera, lo que me da pensar que se las medidas habrían sido aún más restrictivas, no hubiese hecho ninguna diferencia, al final todas las hubieran aceptado por miedo, llámale sentido de la supervivencia si lo deseas, pero en el fondo esto me hace ver que así como está configurada la sociedad desde hace años atrás, existen tres tipos de personas las que valoran su libertad, las que les conviene que la pierdan y las que pues digamos están dispuestas a aceptar la pérdida de la libertad si es que se asustan demasiado.


Hoy quiero hablar de este tercer tipo de personas y porque su actitud puede resultar más peligrosa que la misma pandemia, así que para que un café y ponte cómodo porque esta va a estar bien interesante.




Hay quienes se han acostumbrado, ya quienes también lo han sufrido pero para todos hay una consecuencia más o menos clara ahora nos resulta extraña la normalidad a tal punto que mucha gente reacciona negativamente a imágenes como ésta, en el vídeo registrado en Francia donde la gente se le ve saliendo nuevamente las calles y se les aprecia en restaurantes y cafés en la ciudad como creo yo tiene que seguir siendo la normalidad, sin embargo, cuando tú analizas los comentarios ves que estos son sumamente negativos, que la gente está realmente ofendida ante lo que ven sus ojos, con lo cual no se entiende muy bien cuál es la lógica de esta gente porque por un lado no aspiramos a ir por las calles todos en burbujas, o a transformar la sociedad en un mega hospital para sentirnos cómodos.


Razón por la cual no estamos en nuestro derecho de atacar o tratar como idiotas a la gente que quiere regresar a la normalidad, con lo cual queríamos en la falacia de la negación del antecedente, - no seas tonto -, - si sales te contagias -, - si no te has contagiado es porque no salió de casa - porque lo cierto es que no solo la gente se ha contagiado aun no saliendo de sus casas, sino que hay muchas otras y mejores maneras de vivir saludable, sin ponernos a dormir como un vino en una bodega.



Souce


La gente tiene derecho a exigir el regreso a la normalidad, sin que sean discriminados por ello, incluso por más que la normalidad ya no sea, y espero que no, la misma que el 2019, sin embargo las personas tienen ese derecho a expresarse, es parte de su libertad individual poder hacerlo y no solamente manera de queja, sino como una exigencia a su gobierno, unidad a sus expertos, a que busca soluciones reales soluciones que de repente ahora mismo no existe, es comprensible, pero la idea es llegar a una forma en la que no sea incompatible el cuidado de la salud con la vida libre con intercambio humano y con la felicidad de la gente.


Prohibir es muy fácil, pero no solucionan nada prohibiendo, precisamente porque para prohibir no necesitas pensar, no necesitas encontrar una solución, simplemente es algo está mal dice es listo está prohibido, hacerlo pero luego con el tiempo te vas dando cuenta de la contraparte del asunto, el asunto no es tan malo como se planteaba al comienzo y así como se benefician algunos también se perjudican otras personas, entonces la prohibición se convierte en el nuevo problema; con lo cual ahora tienes dos problemas el problema original que nunca solucionaste y el problema de la prohibición, porque claro con la prohibición siempre hubo quienes se beneficiaron y ahora ellos no quieren que se levante esta misma prohibición y eso es más o menos lo que está pasando ahora.



Souce

No sólo hay quienes se sienten inseguros con el levantamiento de la cuarentena, sino que también en quienes quisieran normalizar la emergencia, lo cual no es muy descabellado de pensar si es que entendemos que en este periodo hubo quienes hicieron negocios, que prosperaron, hubo quienes pudieron tomar un descanso sin ver afectados sus ingresos, hubo quienes pudieron quizás cometer un delito y hubo quienes pudieron postergar al máximo afrontar las consecuencias de uno; hay una diversidad de intereses que entran en juego para manifestarse en contra de la flexibilización del estado de emergencia, dentro de los cuales de repente el más sincero, sea el que sienten miedo ante el contagio, un temor que de repente podría haber sido propiciado por la conveniencia de los anteriores, si, te pueden decir que ha venido una segunda ola, que va a ser peor sé que retomamos nuestras labores, que todo va a colapsar, que no hay vuelta atrás, que no hay salvación etcétera mil miedos. Continúa….