Leyenda Warao, Sobre el origen del violín.

in hive-186377 •  2 months ago  (edited)

VIOLIN.jpg

Fuente de imagen

En aquellos tiempos en los que aún Trinidad estaba unida al Continente, vivía en las montañas un mono negro muy estimado por los demás animales gracias a que era un músico que sabía entretenerlos con su exquisita música.

El instrumento que usaba era un sekesekeima de su propia invención, cuyos delicados sonidos hacían que sus oyentes se estremecieran de la cabeza a los pies en vaivenes de inefable emoción. El sonido del sekesekeima se apoderaba de tal manera de los animales que levantándose sobre sus patas traseras bailaban arrebatados al compás del violín. Tan irresistible era el sekesekeima que hasta los pájaros se ponían a dar saltitos con las alas abiertas, mano a mano con los cuadrúpedos. El baile duraba hasta el amanecer, y las melodías del sekesekeima podían oírse en todo el mundo.

!Un buen día el mono negro, decidió fraternizar con los animales que estaban en lo que es ahora tierra firme y que jamás habían escuchado su música ni sabían bailar, se despidió de sus amigos y se fue rumbo al abismo del continente americano. Cuando llegó a tierra firme, se desató una tormenta tan fuerte que incluso arrancó los árboles de sus raíces, con la lluvia se separó la Isla de Trinidad del continente. Pero el mono, sin perder la serenidad, siguió tocando el violín, aquí hizo vibrar de nuevo las cuerdas del instrumento y, atraídos por el pregón de su música, empezaron a reunirse los animales para bailar en el primer hohomare, (danza con canto acompañado por el violín).

La espera del violinista no fue de balde, porque los animales del Delta, quedaron fascinados con la mágica melodía del delicado instrumento en manos del mono, bailaban en filas de animales machos y de animales hembras. Se pusieron sobre sus patas traseras y dijeron: -Bailemos todos a una, abrácense los vecinos y seamos todos amigos.

Al mono le daba gusto y respondía:

-Está bueno, pues. Ahora que somos ya tan buenos amigos me quedaré con ustedes. Me alegro de que todos hayan venido y de que no se quedara ninguno atrás.
Pero cuando pensaban que todo estaba en paz, la ausencia del tigre Tobe los asustó, pues de un momento a otro podría aparecer y se los podría comer. Tobe se había hecho el sordo a los encantos de la música nueva y no quería tener amistad con nadie.
El mono, por supuesto, no la sabía; pero lo otros animales, que ya lo habían notado, estaban muy preocupados con la ausencia del tigre.

Ante la ausencia del tigre, decidieron mandarle un recado para que se presentara al día siguiente.
-Mira, le dijo al tigre la paloma mensajera al llegar a su madriguera, hemos recibido la visita de un mono negro que viene de la isla y que le llena a uno el corazón de alegría. Gracias a su música todos hemos bailado abrazados como buenos amigos. ¡Te invito a que te nos unas!
Tobe le dijo a la paloma - ¿De dónde dices que viene ese visitante? ¿Sabes cómo se llama? La paloma respondió: - Todo lo que sé es que viene de la isla pero no he oído su nombre; pero eso es lo de menos. Lo que importa es que ha traído un violín cuya melodía nos hace olvidar todos los rencores y volvernos amigos.

El tigre se quedó pensativo unos instantes.
-Ya sé – exclamó lanzando una risotada- Su nombre es Naku. Entonces tobe dijo que él no resistiría la presencia de Naku porque su carne era la más sabrosa del mundo: ellos nunca podrían ser amigos.
Acto seguido, el tigre mandó decirle a Naku: - ninguno le ha pedido que venga, que es un metiche y que, al contrario, es él que deberá prepararse a recibir mi visita en el término de tres días. Entonces lo agarraré, lo mataré y me lo comeré. No hay carne más sabrosa que la del Naku.

Cuando llegó la paloma mensajera con semejantes noticias, todos los animales se pusieron muy tristes y nerviosos. Entonces le dijeron al mono: -Mira, por tu vida escucha nuestros consejos, el tigre Tobe es una bestia feroz devorador de animales. Todas las carnes le gustan, pero la tuya más que ninguna.
El mono los escuchó atentamente, pero hizo como que no le daba al caso importancia.
-Créenos- insistían los animales- éste te va a acabar. Nosotros vivimos en armonía como buenos amigos. Él vive en el mismo monte, pero desdeña de nuestra amistad y, si nos agarra se acaba el cuento.

El mono guardó la calma en medio de todas estas súplicas apremiantes, hasta que, a la mañana del tercer día, todos oyeron que el tigre se aproximaba y decía ¡ay de ti, pobre Naku! –Hoy es tu último día. Sólo un ratito más y vas a estar muerto. ¡Qué lástima, pobre mono, que tu carne sea tan deliciosa!
Finalmente saliendo al claro bosque, se paró frente a todos los animales, muy cerquita del mono.
-Conque no te has ido, Naku -.

  • ¿Y a dónde, pues?- respondió el mono - ¿No dijiste que me comerías en donde quiera que fuera?
    -Así es dijo el tigre- . Entonces el mono Naku contestó – ya que este es mi último día, yo creo que me podrías conceder una gracia. ¿Por qué no me dejas tocar una última pieza en mi violín, aquí frente a ti y todos los animales?
    Después, si quieres puedes matarme.
    Como el tigre Tobe nada tenía en contrario, el mono se apresuró y empezó a tocar su violín, el mono tocó tan bien, que al tigre se le iban y venían los ojos. Por fin los cerró y de pronto se levantó sobre sus patas traseras echó bien hacia atrás la cabeza y comenzó a bailar al mágico ritmo del violinista. – ¡Ay Naku qué maravilla de música! Jamás había escuchado yo cosa igual. ¡No te pares! -decía implorante el tigre-.
    ¡Qué belleza de música! Lo hace a uno feliz. Nosotros vivimos aquí tan tristes. Yo nunca imaginé que tú pudieras tocar semejante música.
    Y, sin dejar de bailar, el tigre se le acercó al mono y lo abrazó con estas palabras:
    Ni hablar! Seamos amigos, hermanos! Tu música me arrebata y me hace bailar de gusto.

Entonces entre los abrazos del tigre y el mono, todos los demás animales se abrazaron y todos al unísono repetían ¡Amigos, hermanos!

Y así todos danzaron felices al son del violín mágico que transformaba en amigos hasta los tigres.
NAKU.jpg

Fuente de imagen

Referencia bibliográfica Salazar Rafael. El Mundo Ärabe en Nuestra Música.Fundación Tradiciones Caraqueñas. Caracas 2007 segunda edición. La ilustración fue tomada del libro.

Muchas gracias por detenerte a leer mi relato. Deja tus comentarios, me gustaría conocer tu opinión.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!