¡Y Que Brinden por la Reina!

in #spanish10 months ago

Este es un pequeño relato real de un pasaje histórico con buen humor.


foto: Getty Images

El ex primer ministro japonés Yasuhiro Nakasone recordaba que en una ocasión Margaret Thatcher le preguntó cómo había alcanzado su país tan alto desarrollo tecnológico. Le explicó que uno de los secretos era el amplio uso de robots, lo cual tiene que ver con la percepción japonesa de la Divinidad que, según él, "no sólo está en el sol y las estrellas, sino también en los árboles, las montañas, las piedras y las cosas inanimadas". Los trabajadores han aceptado al robot como un colaborador más, con quien comparten penas y alegrías. En ocasiones especiales, prosiguió Nakasone, les llevan cervezas o sake a sus camaradas autómatas y les dicen: "¡Oigan, hermanos! ¡Vamonos de parranda! Entonces la ex primera ministra británicca le hizo una peticón: Por favor, invíteles whisky escocés a sus robots.